La exportación de alimentos se debe triplicar para igualar al petróleo. | Economía

Después de que la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, reiteró en su participación en el Foro Económico Mundial en Davos (Suiza) que no se darán nuevos contratos de exploración y producción de petróleo y gas, se generaron una serie de reacciones que cuestionan la decisión del Gobierno.

(Vea: Director de Crédito Público dice que se necesitan ingresos petroleros).

De acuerdo con la Ministra, el objetivo de la presidencia de Gustavo Petro es apostarle a la agroindustria así como al turismo para reemplazar los ingresos petroleros.

De hecho, tras su intervención final en Davos, el presidente Petro afirmó a periodistas que “estamos convencidos de que una fuerte inversión en turismo y en la capacidad y potencialidad del país en generación de energías limpias podría, en el corto plazo, hacer una transición, llenar los vacíos que puede dejar la economía fósil de la que hemos dependido”, según recoge ‘EFE’.

(Vea: ‘Reservas de gas alcanzan para un periodo entre 2037 y 2042’: Petro).

El anuncio se produjo después de que este sector le aportó una cifra histórica de ingresos fiscales, pues la Asociación Colombiana del Petróleo y Gas (ACP) estimó que a 2022, por impuestos y regalías la Nación recibiría $58 billones, más de dos veces el monto buscado con la reforma tributaria, como explicó Francisco José Lloreda, presidente del gremio.

Ahora bien, aunque el Gobierno ha señalado que su objetivo es en el ‘corto plazo’ reemplazar al petróleo y el carbón de la economía, por el momento no se conocen acciones concretas que lleven a lograr este objetivo.

De acuerdo con el más reciente informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), a noviembre el peso de las industrias extractivas (hidrocarburos, minas y canteras) significó 56,3% de las exportaciones del país.

Por su parte, a pesar de su crecimiento de 24,8% en lo corrido del año, el peso de agropecuarios, alimentos y bebidas fue 20,2% de las exportaciones del país.

(Vea: Continúan las posiciones encontradas tras anuncio de Minenergía).

Es decir, estos dos sectores tendrían que ser casi tres veces mayores solo para representar el mismo valor que representa el sector extractivo.

“Diversificar la canasta exportadora debe ser un objetivo, pero no a costa de marchitar la industria. Y, el desarrollo de otros sectores, como el turismo, tiene un enorme potencial, pero tomará tiempo”, afirmó la ACP.

(Vea: ‘Gobierno no ha dicho realmente cómo sustituirá ingresos petroleros’).

No solo eso, el sector también tiene un importante peso en el ingreso de divisas al país. Esto se ve reflejado en la inversión extranjera directa.

De acuerdo con los datos del Banco de la República, en 2022, los capitales que llegaron a la nación tuvieron un incremento de 57,7% y la cifra totalizó US$11.304 millones. De este monto, 72% fue representado por minería y energía.

Tras el anuncio, el director de Crédito Público, José Roberto Acosta, publicó en su cuenta de Twitter que Colombia “sigue necesitando los dividendos, regalías e impuestos del petróleo”.

Señaló que el plan de la transición energética tomará unos 20 años en hacerse. Por esto, la ACP apuntó que el país tiene reservas probadas para menos de 10 años y que los contratos que están firmados en la actualidad no están en la capacidad de garantizar la seguridad y la autosuficiencia energética.

Si bien la ministra Vélez ha señalado que las reservas probadas, probables y posibles, así como las contingentes y prospectivos podría hacerse la transición, voces del sector han señalado que hacer cuentas con esos recursos es arriesgado.

“Los recursos prospectivos son aquellas cantidades de hidrocarburos que, en una fecha determinada, todavía no se descubren pero que han sido inferidos y que se estiman potencialmente recuperables”, explicó Flover Rodríguez, presidente de la Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos del Petróleo.

Por eso, aseveró que “es clave ser muy precisos cuando se mencionan números con el fin de asegurar la comparabilidad”.

La cartera de Energía presentó un «balance de contratos de hidrocarburos y recursos disponibles para la Transición Energética Justa» aunque en este no se especifica la conclusión con respecto a si es necesaria o no nueva contratación.

Las cuentas de reservas del gobierno

“Si se suman reservas probadas, probables y posibles y se agrega desarrollo de descubrimientos, se garantizaría el suministro hasta más allá del año 2037. Si se suman los recursos prospectivos se aseguraría hasta el año 2042”, dijo la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez.

Sin embargo, solo se consideran reservas las probadas (7,6 años), dado que las demás requieren ciertas condiciones para ponerse en superficie.

PORTAFOLIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *